****************

lunes, 24 de diciembre de 2012

Posdata


He buscado varias referencias que me ubicaran en tiempo y espacio y las fuentes consultadas me dijeron que hoy es el día que el almanaque dice que es y que Uds. pueden verificar al final de esta nota.
Si yo indico que hoy es tal día, mañana este post será viejo, desactualizado, obsoleto, por lo tanto reitero hoy es el día que el almanaque dice que es.
De lo que no estoy seguro es si soy o no soy.
Aclaro, si realmente soy el mismo que viste y calza y que andaba "subiendo la cuesta" como tantos otros, o soy tan solo una holografía pues el mundo fue a parar al carajo el 21 de diciembre y nadie nos avisó.
Pues quien osa dudar de predicciones tan fidedignas? ¡ Yo al menos no me atrevo.
De lo que si estoy seguro que hoy me tomo el buque.
Me voy de vacaciones. Holidays., Vacance,Fêtes, hasta la vista baby.
Tengan fe, el 2013 resultará mucho mejor que este que ahora está casi  KO.

Es posta me lo dijo Cristina, que aseguró que solo aparecerá en cadena nacional unos tres días a la semana lo que equivale a tan solo unas 159 veces en el año, sin contar feriados, fiestas patrias, y alguna que otra controversia que merezca réplica.
Bianchi y Angelici tendrán sus primeros doce meses de noviazgo y el Tolo y Ramón  intentarán recuperar viejas glorias perdidas vaya uno a saber porque.
Los billetes con la figura de la señora Eva, ya circulando a pleno, nos harán pensar que estamos en el primer mundo por su parecido a los "Euros" del viejo continente., Moreno, bueno, que se yo que corno se le ocurrirá a Moreno para sorprendernos en el 2013, y no solo a él sino al resto de la comparsa que disciplinadamente acompaña a la doña.

Del resto del  mundo no me ocupo, pues como siempre están más adelantados que nosotros, seguro que ya están en otra dimensión y nosotros recién empezamos con el temita de que esto se acaba aunque ya vamos por el número 184 en materia de predicciones mundo finalistas.
Si Ud. sigue la flecha al final de esta nota encontrará 530 y tantos escritos, comentarios, fotos, post, etc. etc. para seguir en Chucherías, collares y perlas. Hay de todo, buenos, regulares y malos.
Atrévase, todavía es "absolutamente gratis"
Buen año 2013 o lo que sea.

La imagen superior es propiedad de
www.feliz2013.net

jueves, 20 de diciembre de 2012

Entre 18 y 76 (todo,..casi igual)

La noticia dice:
Se inauguró La Gran Muralla de las Vaginas, obra del escultor inglés Jamie McCartney, quien se pasó años trabajando en este polémico proyecto artístico, haciendo modelos de yeso de 400 vaginas de mujeres entre los 18 y 76 años, buscando todo tipo de chicas y señoras.
Después de ver tanta y variada almeja, McCartney asegura que las vulvas y los labios genitales son como rostros. Los modelos que usó son variados: madres e hijas, hermanas gemelas, hombres que se cambiaron de sexo y mujeres antes y después del parto.
El artista aseguró que las vulvas y los labios vaginales son como rostros y mucha gente, particularmente las mujeres parecen no saberlo.
También no dudó en aclarar que para muchas mujeres sus genitales son causa de vergüenza en lugar de orgullo. Por eso esta obra intentó balancear la cosa, mostrando que cada uno es diferente y al mismo tiempo normal.” (Crónica com.ar )

Y claro, con tanto sexo por aquí y por allá, en la casa, en la oficina, en el campo, y hasta en el baño de un avión en vuelo internacional, ni la naturaleza pudo escapar a lo que algunos llaman “placer venéreo, y sumó su aporte para que la gente no piense que solo los humanos viven “pensando en eso”

A propósito; que es ser “normal” ?
Saludos., y que el fin del mundo nos sea leve.

domingo, 16 de diciembre de 2012

Solamente tú, virrey.

Copa Intercontinental ganada por Boca 2000

Estuve dudando en sobre cuál de las dos noticias más importantes que publican algunos  medios on line enfocar este comentario, es decir  entre “Por qué Martín Caparrós se afeitó el bigote” o, el ya ultra promocionado regreso casi seguro, ya un hecho, de la vuelta de Carlos Bianchi a la dirección técnica del club Boca Juniors, y de la mano de éste el “regreso” también de Juan Román Riquelme.
Y claro me decidí por esta última pues a pesar de lo dicho por Ramón Díaz (River es diez mil veces más grande que Boca) riojano muy simpático a quien le gusta mucho el guiso de lengua, Boca es no solo la mitad más uno en Argentina, sino también en el mundo.
Desde que Bianchi se fue de Boca en el 2001, e ignorando su gestión en el club como Manager, siempre que un técnico se iba (generalmente por la puerta de atrás) aparecía el nombre del Virrey para suplantar al recientemente depuesto.
Variopintas figuras desfilaron desde entonces pretendiendo superar sus logros pero ninguna satisfizo a la doce.
Pero, utilizando en préstamo la frase que a diario Rolando Hangling le decía a Florencia Ibáñez cuando hacía por Continental “R.H.Positivo”: Hoy sí, hoy se da, esta vez lo hacemos; El virrey vuelve a Boca

Que novedad dirán los críticos de siempre, eso lo sabe hasta el hincha de Camerún, pero lo que no saben es cuál fue el argumento mayor utilizado por Daniel Angelici (presidente casi en ejercicio) quien acompañado por toda la Comisión Directiva, hace algunas noches atrás, bajo la ventana de la morada de Carlitos le cantaron a voz en cuello, la siguiente canción que en este caso esta magníficamente interpretada por Pablo Alborán y la exquisita Diana Navarro.

-Che ¡ no quedó medio maraca, cierto?
-Bah, se viene el fin del mundo, que tanto….., 



Gracias:Jesús Quintero (El loco soy yo)
Gracias:ratonescoloraos

martes, 11 de diciembre de 2012

Cabareteando (todavía)



 
Dicen que dijo: “Me voy yo pero vuelve el FRÍO. Hasta pronto”,  las palabras del “Emperador” es decir Julio César Falcioni, para despedirse del club de La Ribera.
Antes el topo Gigio (Riquelme) quiso mostrar un trofeo o regalo que compró u obtuvo en Brasil (a quien le importa) y antes del antes de  Julio fue  Daniel (Angelici) Presidente en casi ejercicio del cargo  quien dijo en Boca que "La pretemporada ya está armada hace unos meses. Con respecto a Román, él se fue solo y dejó a Boca. Lo escuché en estos días y dijo que no quiere jugar más acá. Le creo. Está a disposición del club, pero no para ponerse los cortos".

Catorce (14) años atrás ocurría esto, cuando Diego Latorre decía:

Esto parece un cabaret y no un equipo de fútbol. Cada vez que perdemos hay declaraciones en contra de unos y otros. Esto está fuera de lugar, caímos bajo, retrucó Gambetita ante las críticas recibidas. Los problemas en la relación entre Latorre y el resto del plantel por su individualismo y falta de entrega salieron a la luz la semana pasada, tras la caída con Lanús. Pero ya había antecedentes lejanos.
Néstor Fabbri dijo: No corremos parejo, y Claudio Caniggia indicó que hay jugadores que quieren hacer gol de su vida. Que se dediquen al baby-fútbol. Sin embargo, luego de la reunión que mantuvo el plantel el miércoles, Roberto Abbondanzieri reconoció lo que todos suponían. El arquero afirmó que el plantel habló con Gambetita (Latorre): Nos cayó mal que fuera a un programa de televisión después de perder la última chance de pelear el título, aunque aclaró: No es el único responsable. Todos lo somos.
Latorre se retiró antes de la práctica  por un problema físico y, haciendo referencia a los reproches recibidos, sostuvo: En toda mi carrera jamás hice una declaración en contra de mis compañeros. No es mi estilo echarles la culpa a otros y no aceptar mis propios errores. Pero no se quedó ahí. Y agregó: No hay que sacarse el problema de encima, como si esta campaña no fuera responsabilidad de todos. Es triste que cada uno hable las cosas por su cuenta. Últimamente se están tirando manotazos de ahogado para salvarse individualmente y salen a la luz todos los inconvenientes del grupo. Esta vez fue un error salir a hablar. Se dice mucho para afuera y no hay autocrítica.
Al enterarse, Rodolfo Arruabarrena (si falla el operativo" Volvé Carlos" suena como el próximo DT en reemplazo del que ayer se fue) se sonrió e indicó que: Seguramente tendremos que hablarlo en privado. Abbondanzieri, a su vez, sostuvo que cuando se vive un mal momento personal, hay que ser más cauto y no avivar polémicas que no sirven y el mellizo Barros Schelotto  (otro candidato) recordó: Lo más importante es rendir en la cancha y no hablar de lo que pasa.  (21/04/1998-Clarín "miente".com)
Daniel Gélin, decía: Se llama memoria a la facultad de acordarse de aquello que quisiéramos olvidar.
 
                            

Gracias:www.youtube.com/user/calabazarock

lunes, 10 de diciembre de 2012

Retrato: Aleksandr Isáyevich Solzhenitsyn


Nació en un día  11 de diciembre pero del año 1918 en Krai de Stávropol, Rusia hijo de padre cosaco y madre docente. Murió el 3 de agosto de 2008.
Integró el Ejército Soviético y participó activamente en la segunda guerra mundial.
Precisamente al término de la contienda (1945) por difundir opiniones en contra del régimen de Iósif Vissariónovich Stalin por aquel entonces, Presidente del Consejo de Ministros de la Unión Soviética, fue condenado a ocho años de prisión y trabajos forzados.
Los primeros años de cautiverio los pasó en diferentes campos de concentración, hasta que debido a sus conocimientos matemáticos fue trasladado a un centro de investigación científica.
Las experiencias vividas se fueron transformando en diversas novelas; su obra fue en principio cuestionada y esto  le valió en 1969 ser expulsado  de la Unión de Escritores Soviéticos por denunciar la censura oficial, que había prohibido algunos de sus libros.
En 1970 se le otorgó el Premio Nobel de Literatura, pero decidió no asistir a la entrega de la distinción en Suecia por temor a que las autoridades soviéticas no le permitieran regresar. En 1973 aparece "El Archipiélago Gulag", una de sus obras más conocida universalmente, donde Alexander Solzhenitsyn entrevista a cientos de sobrevivientes de los campos de concentración o "gulags”; mezclando las experiencias de ellos y las suyas propias utiliza el trabajo literario para denunciar los maltratos y abusos del poder. 
El texto que sigue a continuación forma parte de dicha obra, en recordación del 94º aniversario del nacimiento del escritor.

“Este mismo año, en Butyrki, los recién detenidos (que ya habían pasado por los baños y los boxes) esperaban varios días sentados en los peldaños de la escalera hasta que los traslados por etapas dejaran libres las celdas. T-v, que ya había estado preso en Butyrki siete años antes, en 1931, nos refiere: «Todo estaba atiborrado, hasta debajo de los catres, yacíamos en el suelo de asfalto. Siete años más tarde, en 1945, cuando me volvieron a arrestar, nada había cambiado». Por otra parte, hace poco recibí de M.K.B-ich un valioso testimonio personal del hacinamiento en la prisión de Butyrki en 1918: en octubre de ese año (segundo mes del terror rojo) estaba tan llena la prisión, ¡que llegaron a habilitar una celda para setenta mujeres en la lavandería! ¿Cuándo, pues, ha sobrado sitio en la cárcel de Butyrki?
Si a todo esto añadimos que por todo retrete había una cubeta (o al revés: que había que aguantarse hasta que tocaba salir a la letrina, porque la celda no tenía ningún recipiente, como ocurría en algunas prisiones siberianas); si añadimos que comían cuatro en una misma escudilla, y unos encima de las rodillas de otros; que a cada tanto sacaban a alguien para llevárselo a interrogatorio y devolvían a otro apaleado, insomne y deshecho; que el aspecto de esos hombres destrozados era más convincente que cualquier amenaza de los jueces de instrucción; y que quien pasaba meses sin que lo llamaran a declarar pensaba en cualquier muerte y cualquier campo penitenciario como un alivio a tantas apreturas, ¿acaso no quedaba suplida con creces aquella soledad teóricamente ideal? Y en ese revoltijo humano no siempre se atrevía uno a sincerarse con alguien, y tampoco era sencillo encontrar a quién pedir consejo. Es más fácil creer en torturas y golpes cuando te los muestran los propios reos que cuando se trata de las amenazas de un juez.
Uno se enteraba por las propias víctimas de que ponían lavativas saladas en la garganta, y de que luego, en el box, se sufría de sed durante veinticuatro horas. O de que frotaban la espalda con un rallador hasta que brotaba la sangre y luego te la mojaban con aguarrás. Al jefe de brigada Rudolf Pintsov le hicieron ambas cosas, y por si fuera poco le metieron agujas bajo las uñas y le rociaron con agua hasta que se le ensancharon. Le exigieron firmar que había querido lanzar su brigada de tanques contra la tribuna del gobierno durante el desfile de octubre. Por Alexándrov, el ex director de la sección artística de la VOKS (Sociedad rusa de relaciones culturales con el extranjero), que anda encorvado porque tiene la columna vertebral rota y no puede contener las lágrimas, hemos tenido noticia de cómo pegaba (en 1948) el propio Abakúmov.
Sí, sí, el propio ministro de la Seguridad del Estado, Abakúmov, no le hacía ascos a este trabajo sucio (¡Un Suvórov en primera línea de fuego!), le había cogido gusto a la porra de goma. Con mayor afición aún pegaba su ayudante Riumin. Lo hacía en Sujánovka, en el despacho de instrucción «del general».
La estancia tenía las paredes revestidas de nogal, cortinas de seda en ventanas y puertas, y una gran alfombra persa en el suelo. Para no estropear tanta belleza, se extendía sobre la alfombra, para el arrestado, una estera sucia que ya estaba manchada de sangre. En las palizas, Riumin tenía un ayudante, pero no un vigilante cualquiera, sino todo un coronel. «De modo», decía cortésmente Riumin, acariciando la porra de goma de un diámetro de unos cuatro centímetros, «que ha superado dignamente la prueba del insomnio (Alexandr Dolgun se las había ingeniado astutamente para soportar un mes de insomnio forzoso: dormía de pie).
Ahora probaremos con la porra. Aquí nadie aguanta más de dos o tres sesiones. Bájese los pantalones y tiéndase en la estera.» El coronel se sienta en la espalda de la víctima. Dolgun se dispone a contar los golpes. Todavía no sabe qué es un porrazo en el nervio ciático cuando el glúteo ha enflaquecido después de un largo ayuno. No duele en el lugar del golpe, sino que estalla en la cabeza. Después del primer golpe, la víctima, loca de dolor, se rompe las uñas contra la estera. Riumin golpea procurando acertar. El coronel presiona con su corpachón. ¡Buen trabajo, para alguien con tres estrellas grandes sobre sus galones, el de asistir al todopoderoso Riumin! (Después de la sesión, el apaleado no podía caminar, pero no se lo llevaban a cuestas, sino que lo arrastraban por el suelo. Las nalgas no tardaron en hincharse de tal modo que era imposible abrocharse los pantalones, pero casi no quedaron cicatrices. Tuvo una diarrea tremenda, pero sentado en la cubeta de su celda individual Dolgun se desternillaba de risa. Aún le esperaba una segunda sesión, y una tercera, su piel reventaría; Riumin, enfurecido, le golpearía el vientre hasta romperle el peritoneo, le bajarían los intestinos y producirían una enorme hernia, y sería conducido al hospital de Butyrki con peritonitis.
Provisionalmente cesarían los intentos de obligarle a cometer una bajeza.

¡Así era como podían martirizarle a uno! Después de esto que el juez de instrucción Danílov de Kishiniov golpeara al sacerdote Víktor Shipoválnilkov con un hurgón en la nuca y lo arrastrara tirándole de la trenza es simplemente una caricia paternal. (Es cómodo arrastrar así a los sacerdotes; a los seglares puede tirárseles de la barba y arrastrarlos de un rincón a otro del despacho. A Richard Ajóla, un soldado rojo finés que participó en la captura de Sidney Reilly y era jefe de una compañía cuando aplastaron el motín de Kronstadt, lo levantaron con unas pinzas, primero por un extremo de sus grandes bigotes y después por el otro, y lo mantuvieron diez minutos sin tocar el suelo con los pies.)
Pero lo más terrible que pueden hacerte es desnudarte de cintura para abajo, ponerte de espaldas contra el suelo, separarte las piernas, sobre las que se sentarán los ayudantes (el glorioso cuerpo de sargentos) sujetándote los brazos, mientras el juez de instrucción — no desdeñan hacerlo tampoco las mujeres — se coloca entre tus piernas abiertas y con la punta de la bota (o de los zapatos) va apretando gradualmente contra el suelo, primero moderadamente y luego cada vez con mayor fuerza aquello que en otro tiempo te hacía varón, va mirándote a los ojos y repitiendo sus preguntas o propuestas de traición. Si no aprieta un poco más antes de tiempo, aún tienes quince segundos para gritar que lo confiesas todo, y que estás dispuesto a llevar a la cárcel a aquellas veinte personas que te exigen, o a calumniar en la prensa la cosa más sagrada...
Y que te juzgue Dios, no los hombres...”

(Primera parte–3-
La instrucción del sumario El Archipiélago Gulag) 



viernes, 7 de diciembre de 2012

7 D-efiniciones sobre el poder


Hoy 7 de diciembre es el día de San Ambrosio de Milán, patrono de los apicultores y de los fabricantes de velas.
Este elemento (velas) les será sumamente necesario a los funcionarios del gobierno que tendrán la misión de salir con los tapones de punta para desprestigiar por todos los medios el fallo que extendió la cautelar sobre la aplicación de la ley de medios, batalla personal de la PresidenTe que ha generado más movimiento en todos los estamentos del Estado que cualquier otro tema de los tantos que aquejan al grueso de los ciudadanos.
Junto con las velas encendidas a San Ambrosio pidiendo su protección, el Ministro Alak, Sabatella, Fernández, (Aníbal) Barone anche Víctor Hugo y otros tantos que no vale la pena enumerar (Fito por ejemplo) debieran hacer una especie de “acto de contrición” y pensar seriamente sobre estas 7 D-efiniciones sobre el poder, y cuanto pierde el ser humano por tratar de mantenerse dentro de los circuitos de los que lo ostentan: 

1.El poder: la más completa de las servidumbres.

2.Cuando se teme a alguien es porque a ese alguien le hemos concedido poder sobre nosotros.

3.Nunca he podido concebir cómo un ser racional podría perseguir la felicidad ejerciendo el poder sobre otros.

4.Sentimos nuestro poder más nítidamente cuando quebramos el espíritu de una persona que cuando conquistamos su corazón.

5.En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él.

6.(...) Como un auxiliar de esta acción divisionista encontramos en ella una cierta connotación mesiánica, por medio de la cual los dominadores pretenden aparecer como salvadores de los hombres a quienes deshumanizan. Sin embargo, en el fondo el mesianismo contenido en su acción no consigue esconder sus intenciones; lo que desean realmente es salvarse a sí mismos. Es la salvación de sus riquezas, su poder, su estilo de vida, con los cuales aplastan a los demás.

7.Todo poder cae a impulsos del mal que ha hecho. Cada falta que ha cometido se convierte, tarde o temprano, en un ariete que contribuye a derribarlo. 
Las frases pertenecen por orden numérico a:Georges Clemenceau-Hermann Hesse-Thomas Jefferson-Eric Hoffer-John F. Kennedy- Paulo Freire-Concepción Arenal



martes, 4 de diciembre de 2012

Amoríos y fast food.

Hay, o al menos la había hasta hace poco, una creencia en el mundo femenino que indica que nosotros otrora hombres de pelo en pecho, y ahora amorosamente depilados “Solo pensamos en eso” y que del amor y el matrimonio nos olvidamos hace ya muchísimo tiempo.
Quien se atrevería a opinar en contrario ? en verdad muy pocos, aun tomando en consideración que el mercado de candidatos y candidatas se ha ampliado notablemente por aquello del “vale todo”
Haciendo zaping por la web me encontré con el texto que en forma reducida inserto a continuación y que pertenece a un escrito que Groucho Marx escribiera con el título “ Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo” en el cual divaga sobre el amor marital.
“El amor abarca una multitud de emociones y de actitudes. Creo que puedes amar a Dios, a un niño, al vecino (o a su esposa, elegir uno o el otro), e incluso a un chucho. Pero el amor matrimonial nunca se define con claridad.
Cuando la gente ve a una pareja joven paseando sin rumbo tomados del brazo, ajena al mundo entero y tan apretada como dos plátanos en la misma piel, invariablemente exclama:
-¡Oh, que pareja más encantadora! Que enamorados están ¿Verdad que es bonito? ¡
Bueno, aquí es donde el viejo Groucho, experto en nada, saca fuerzas de la flaqueza y descubre su alma ante un mundo hostil. Lo llaman amor, pero, para ser sinceros, en la mayoría de los casos no lo es. Solo se trata de dos personas que se encuentran sexualmente atractivas y que esperan, si hay suerte, estar pronto uno en los brazos del otro. En la cama, claro.
Me gustaría saber lo entusiasmado que este Romeo se mostraría acerca de esta Julieta si ella fuese patizamba, un tanto despistada y su busto estuviese manufacturado en Akron, Ohio. Supongamos que ella como él tuviesen patas de gallo. Me pregunto la suerte que sería su amor en este caso, a menos, desde luego, que resultara que ambos fuesen gallos, en cuyo caso se sentirían irresistiblemente atraídos.
No niego incluso que las personas poco agraciadas se casan (tómenme a mí por ejemplo), pero la mayoría de los jóvenes se casan por qué siente avidez por esa sublime experiencia sexual que han estado acariciando en su subconsciente desde que iban a la escuela, alentada por sus amigos, por las películas y por la novelas baratas.
En “La gata sobre el tejado de zinc", Tennessee Williams hace que la madre señale una cama y diga: -Ahí es donde se deciden los matrimonios,-
Si el señor Williams cree que en el matrimonio no hay más que esa cama, le sugiero que repase de nuevo la obra y la escriba otra vez.
No hay duda que el sexo es la fuerza responsable de la perpetuación de la raza humana. Si no existiese, la vida desaparecería en pocas décadas, lo que tal vez no sería mala idea. Creo, sin embargo, que el verdadero amor aparece cuando se han amortiguado las primeras llamaradas de la pasión y quedan solo las ascuas.
Este es el verdadero amor, que guarda sólo una relación remota con el sexo. Sus partes integrantes son la paciencia, el perdón, la compresión mutua y una larga tolerancia hacia los defectos ajenos. Creo que esta es una base mucho más firme para la perpetuación  de un matrimonio feliz.
Pero ¿por qué he de divagar acerca de esto? Pongámoslo todo en manos del maestro, G.B.S.(Shaw para ti), a quien cito: "Cuando dos personas están bajo la influencia de la más violenta, la más insana, la más ilusoria y la más fugaz de las pasiones, se les pide que juren que permanecerán continuamente en esa condición excitada, anormal y hasta agotadora, hasta que la muerte los separe".
Ahora que el señor Shaw y yo hemos definido el amor y hemos hecho con él un paquete pequeño, primoroso y superficial, prosigamos.
Creo que la soledad es responsable de más matrimonios que el tan traído y llevado sexo. Un amigo me dijo una vez con cierto arrepentimiento que si durante los días de noviazgo hubieran existido la televisión y las comidas en lata, nunca se hubiera casado.
Hay suficiente verdad en su afirmación para hacerme creer que hubiera deseado no dejarse atrapar jamás; pero el muy tonto no comprende que, prescindiendo de cuantas comidas en lata tragara o de cuantos televisores tuviera en casa, seguiría estando solo.
Las comidas rápidas son un recurso maravilloso, pero no pueden reemplazar a una mujer enamorada que cuida a su marido.” G.M.
Como se ve no solo pensamos en “eso”; el estómago también cuenta.
Para mí sin kétchup, plis.