****************

sábado, 2 de septiembre de 2017

Silencio.

La horda se ha calmado, al menos por estas horas luego que con inusitada violencia marchaba para protestar por un todavía supuesto acto de violencia contra un ciudadano llamado Santiago Maldonado, de quien nadie, ni autoridades judiciales como tampoco sus afligidos y violentos reclamantes de su aparición, conocen.

A este joven solo falta, por la loca exaltación de algunos medios masivos de comunicación, junto a políticos inescrupulosos que alguien le acerca una propuesta al Papa Francisco para elevarlo a la categoría de mártir.

Claro que preocupa su desaparición, claro que se deben agotar todos los recursos hasta llegar no digo a la verdad (nadie parece tenerla) sino a una definición que esperemos sea lo más cercano y real de lo ocurrido aquel 1 de agosto.
Las preguntas están todas sin respuesta, pero la efervescencia política volcada con baldes de nafta sobre el fuego que siempre se enciende para estas contiendas, no toma en cuenta el futuro del país y  de tratar de lograr el bienestar general de sus habitantes, menos la “unidad ciudadana”.

No.

Solo pretenden volver al poder para así continuar con sus negociados; el pueblo (los políticos gustan llamarnos así) tanto los que concurren a las marchas de manera pacífica como los violentos solo sirven a sus verdaderas y ocultas intenciones.
Si no me cree vea esta imagen


Ahora tómese un momento y revise    las primeras planas de los diarios de hoy; si encuentra algún político de cualquier partido, repudiando los hechos de violencia de ayer avíseme por favor, yo no encontré ninguno.

0 comentarios: